La conocida cofrade motrileña María Jiménez Muriel, Presidenta de la junta gestora de la Hermandad de la Vera Cruz, ha presentado candidatura a Hermana Mayor.

María ha querido comunicar esta candidatura a los Hermanos a través de estas líneas en las que cuenta como han sido los tres años de gestora, los retos conseguidos y todo lo realizado por la Hermandad en este tiempo así como todo lo que durante su legislatura quiere conseguir y realizar con un equipo humano fuerte e ilusionado, con ganas de trabajar por y para la Hermandad así como junto a una hermandad unida:

 

Hermanos en Cristo:

Hace tres años y por decisión eclesiástica, me puse al frente de la que entonces era una Hermandad a punto de extinguirse y sin posibilidad de cumplir con uno de sus fundamentos originales, la evangelización catequética a través de sus Estaciones de Penitencia y Procesiones; el azaroso pasado nos ha hecho transitar sin embargo hacia la normalidad salvando obstáculos indecibles que han logrado acrecentarnos a todos en nuestra fe. A lo largo de estos tres años, todos y cada uno de los hermanos y de cuántos hemos compuesto la Junta Gestora hemos aprendido la importancia de una devoción firme y del sentido de la fraternidad, lo que sin duda nos ha llevado a superar las trabas que se nos hayan dado con la solvencia del que pone en Dios su confianza.

 

La tan anhelada normalidad de toda institución nos ha llegado confirmada. El visto bueno a la convocatoria del Cabildo Extraordinario de Elecciones es una noticia que nos estimula más si cabe. Y es por ello que llegados hasta aquí, todos sin excepción, hemos de participar de un instante gozoso como pocos, que es la recuperación plena de una Cofradía con mucho trabajo en la sociedad contemporánea motrileña. No puedo ni por asomo olvidarme de la constante y continua labor espiritual desarrollada por don José Albaladejo, nuestro Director Espiritual y Párroco. Su paciente actitud y su fraternal modo de estimularnos, siempre que lo hemos requerido e incluso sin necesidad de ello, nos ha hecho tanto bien como el provecho que de él siempre hemos obtenido. Ha sido una parte fundamental de los Cabildos y de cuantas ocasiones ha tomado parte decidida y vigorosamente en nuestra Hermandad.

 

El camino recorrido a lo largo de estos tres últimos años ha sido tan ventajoso como increíble; jamás pensamos que viviríamos 50 celebraciones eucarísticas, un programa de formación cultural, la recuperación de la cordialidad institucional con el resto de Hermandades y Cofradías, la remodelación de nuestra Casa de Hermandad, el apremiante incremento patrimonial, la convocatoria de Cabildos Generales y como resumen de todo ello, hasta seis salidas procesionales. Resumir este colosal y titánico corpus de actividades que a lo largo de tres años nos ha ocupado y aumentada nuestra devoción hacia los Benditos Titulares, es una tarea compleja pero gratificante. La nuestra ha consistido en la labor de resurgimiento de una Cofradía postrada e inerme, y cada uno de los hermanos habéis querido ser partícipes de las numerosas propuestas cultuales, formativas, culturales, catequéticas y patrimoniales que os hemos hecho llegar. Jamás podré agradeceros vuestra seria y comprometida actitud cristiana. Sois sin duda el verdadero caudal de esta Hermandad y a vosotros toca dejaros ahora la palabra, puesto que la misma Junta Gestora que ha querido estar a vuestra altura, se presenta para que por espacio de los cuatro próximos años, sigamos creciendo en Cristo, con Cristo y por Cristo. Os apuntamos nuestra pretensión de trabajo en estos años venideros y confiamos en contar con vuestra juiciosa responsabilidad para respaldar el proyecto que a continuación os detallamos:

 

 

 

 

 

 

1.- VIDA DE HERMANDAD.

 

Si algo hemos aprendido a lo largo de estos últimos tres años es que toda Institución análoga a esta, se basa en los hermanos. Son los pilares, quienes deciden a dónde se ha de ir y en qué sentido trabajar; son la mejor heredad y el primer fundamento. De tal modo, nuestro trabajo consistirá en:

 

  • Mejorar la comunicación con los hermanos mediante los medios y tecnologías disponibles.

 

  • Potenciar los Cabildos Generales como espacios de correlación entre hermanos.

 

  • Aumentar nuestra nómina con quienes comprometidos con nuestra fe, el magisterio de la Iglesia y los fines que recogen nuestras Reglas, sean la Hermandad que todos queremos.

 

 

2.- CULTOS.

 

Decía San Bernardo: «el que oye devotamente una Misa en gracia de Dios merece más que si diera de limosna todos sus bienes». La importancia de la asistencia a los cultos y especialmente, como modo de veneración a Nuestros Titulares, presentes en su Capilla de la Epístola de la Encarnación, ha de ser continuada. Para ello buscaremos una mayor implicación en las Celebraciones Eucarísticas y concederemos toda la importancia posible a la Vocalía responsable. Además, el compromiso será la del decoro y ornato más capaz en los montajes efímeros.

 

  • Trazar un plan pastoral en comunión con nuestro Párroco.

 

  • Acrecentar la estética, decoro y estimación de nuestros Altares de Cultos.

 

  • Proponer y llevar a cabo si fuera posible, el montaje de un Altar para la celebración de la Fiesta del Santísimo Corpus Christi.

 

3.- FORMACIÓN.

 

A lo largo de estos tres años hemos incidido mucho en la formación de cuántos han querido, hermanos y no, tomar parte de nuestras propuestas. Ha sido una de las mayores satisfacciones de la Hermandad, con apuestas culturales decididas y la participación de solventes y egregios ponentes. La cultura como instrumento al servicio de la fe nos parece un lema contundente para los próximos cuatro años.

 

  • Ejecución de un Informe que aborde un programa destinado a la difusión y estímulo de la cultura cofrade.

 

  • Consensuar un plan de formación espiritual con nuestro Director y proponer una labor común a las Hermandades que radicamos en la Iglesia Mayor Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación.

 

  • Emplear con mayor decisión las redes sociales y las posibilidades que ofrece las nuevas tecnologías para la divulgación de cuanto, cultual y cultural, interese a los hermanos.

 

 

4.- CARIDAD.

 

Decía San Pablo a los Corintios: “sin caridad nada soy” (1 Corintios 13:2). Somos una hermandad decidida a que nuestra huella sea tender la mano al Motril que lo necesite y que encuentren en esta Cofradía, la verdadera actitud de los católicos que responden al Mundo siguiendo a Cristo. Las circunstancias no son lo favorables que quisiéramos pero no cejaremos de intentar que esta Cofradía pueda estar al servicio de Motril como desde sus orígenes viene intentado. Así las cosas, proyectamos:

 

  • Fortalecer las campañas de recogida de alimentos, necesidades básicas y juguetes que nuestros más jóvenes protagonizan.

 

  • Destinar una partida a los hermanos que necesiten de la cooperación de su Hermandad.

 

  • Crear un Grupo de Voluntariado para atender a los feligreses en riesgo de exclusión, por edad y vulnerabilidad.

 

 

5.- VIDA PARROQUIAL

 

El cristiano recibe la fe en la Iglesia y por mediación de la Iglesia. La parroquia nació para acercar las mediaciones de la Iglesia a todos sus miembros. En ella se vive la comunión de fe, de culto y de misión con toda la Iglesia. La Parroquia, constituida de modo estable en la Iglesia particular, «es el lugar privilegiado donde se realiza la comunidad cristiana». En ella están presentes todas las mediaciones esenciales de la Iglesia de Cristo: la Palabra de Dios, la Eucaristía y los sacramentos, la oración, la comunión en la caridad, el ministerio ordenado y la misión. Es, por tanto, Iglesia de Dios y ha de ser considerada como verdadera célula de la Iglesia particular, en la que se hace presente la Iglesia universal. El signo de la función maternal de la Iglesia es precisamente la pila bautismal, la cual es obligatoria en toda parroquia, y que sólo ésta, al igual que la Catedral posee. (Directorio Diocesano de la Iniciación Cristiana, 47).

 

Y la simple lectura anterior, es compromiso suficiente para que esta Hermandad sea uno de los instrumentos útiles y continuados de nuestra Parroquia, bajo la siempre acertada guía de don José Albaladejo.

 

 

6.- RELACIONES INSTITUCIONALES

 

 

Durante años la Hermandad estuvo alejada de la comunión y participación con el resto de Instituciones hasta que en estos tres últimos años hemos establecido relación con el resto de la comunidad cofrade motrileña y a través de las diligentes actuaciones de hermanos oficiales, con hasta un total de 29 hermandades. El fundamento principal que nos proponemos es el estrechamiento de la cordialidad entre Hermandades, tender puentes comunes hacia la formación y la estética propias y convertir esta Hermandad en un ágora de encuentro donde todos se sientan en la propia casa.

 

  • Fortalecer las relaciones con Hermandades análogas que comparten la devoción al Dulce Nombre de Jesús, a la Santa Vera Cruz y a las devociones análogas y advocaciones homónimas.

 

  • Servir de instrumento útil y constante a la Agrupación de Hermandades y Cofradías, grupos parroquiales y cuantos organismos buscan al igual que nosotros, la prédica de nuestra fe y los argumentos de nuestra Iglesia.

 

  • Dar a conocer nuestras conclusiones, vida de hermandad, actividades, informaciones culturales, divulgaciones históricas a través de medios oportunos que propaguen el alcance de cuanto queremos contar. Posicionando la Hermandad en el ambiente que merece, haremos de ella una reconocida y reconocible Cofradía al servicio de quiénes necesitan de ella.

 

 

7.- ORIENTACIÓN ESTÉTICA Y ARTÍSTICA

 

 

Al cabo de los años necesitamos un profundo debate en nuestra Hermandad sobre su rumbo estético, procesional y sobre su presencia pública en Cultos, Procesión y cuanto de la Cofradía requiere Motril. Somos conscientes de la trayectoria, de la personalidad que hizo nacer a la Hermandad y siempre nos responsabilizaremos de establecer diálogos con todos los hermanos, proponer cuánto sea necesario en los espacios adecuados y configurar qué y cómo ha de ser la Hermandad, entre todos.

 

  • Debate sobre los Títulos y epígrafes de la Hermandad, con historiadores, teólogos y heraldistas que nos aconsejen al respecto.

 

  • Proyección de los lenguajes plásticos de la Hermandad, otorgando mayor celo y cuidado a la cartelería, trabajos de impresión y formatos estéticos de las redes sociales.

 

  • Encargo de trabajos de diseño y de estructura del Orden del Cortejo, elementos propios, ajuar y demás enseres necesarios, mediante concursos de ideas de quiénes con las garantías necesarias, han de plasmarnos la idea más correcta de Hermandad para los siglos venideros.

 

 

8.- PATRIMONIO

 

 

Somos una Hermandad que ha tenido que reponerse a malversaciones, sucesos inexplicables, gestiones adversas y pérdida inexplicable del patrimonio. A lo largo de tres años hemos estado sumando a unos ritmos impropios de una hermandad tan pequeña y para el siguiente año estamos en condiciones de anunciaros que la auténtica generosidad de benefactores privados hace posible que se vea exponencialmente aumentado dicho patrimonio. Ese trabajo es el que nos resta, hasta restituir el patrimonio necesario y ofrecerle a este la custodia y la garantía de conservación. Pero además del patrimonio mueble,  haremos todo lo posible por:

 

 

  • Ejecutar un estudio integral de nuestro itinerario y horario, en pro de cuántos hermanos procesionan y  por mejorar estéticamente nuestra Cofradía en la calle.

 

  • Reordenación de la Hermandad, fomento de nuestras cuadrillas costaleras, y perfilado del estilo de andar.

 

  • Establecimiento de unas directrices que garanticen un repertorio cuidado en el acompañamiento musical de nuestra Estación de Penitencia y nuestra Salida Procesional gloriosa.

 

  • Acrecentar el patrimonio hasta que no necesitemos de la generosidad de otras hermandades.

 

 

Como veréis el reto es mayúsculo y no estoy sola para afrontarlo. No se trata de quiénes formarán una Junta de Gobierno, sino de quiénes querrán ser hermanos, trabajar por los que lo necesitan, predicar nuestra fe, catequizar a Motril, educar y culturizar nuestro universo cofrade y venerar con la devoción intensa que nos caracteriza, a los Sagrados Titulares. Anhelo todo eso y sé, que con la ayuda decidida de todos y cada uno de los hermanos, lo vamos a conseguir.

 

 

 

Un afectuoso saludo para todos y que el Dulce Nombre de Jesús, que es Santísimo Cristo de la Expiración en la Verdadera Cruz y su Madre y Señora Nuestra, la Santísima Virgen del Valle, nos ayuden, nos protejan y velen por su Hermandad.

 

 

Categories: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *