Comienza una nueva época para la Agrupación de Hermandades y para la Semana Santa de Motril, dejamos atrás una gestora que su fiel filosofía era la supervivencia y dejaba de lado la palabra proactividad en sus estatutos. Hay que destacar que será recordada por la organización de “Ecce Agnus Dei” del pasado mes de octubre y por poco más.

Nuestra Semana Mayor afronta una delicada situación en la que dependerá de todos si queremos una Semana Santa más grande, plural y más conocida en nuestra querida Andalucía.

La hoja de ruta de la futura Agrupación debe ser la proactividad, innovación, libertad de decisiones, modernización, independencia de las entidades públicas, cohesión entre las hermandades, el comercio  y  las empresas para engrandecer aún más nuestra Semana Santa.

Dejemos de lado el intervencionismo de los hermanos mayores y el intento de organizar la agrupación para no perder el poder y el sillón del cortijo de la Semana Santa.

Necesitamos a una agrupación centrada al 100% en las tareas importantes y no realizar  experimentos con gaseosa ya que como dice el refrán “Quien mucho abarca poco aprieta”.

Debemos apartar el miedo y abrir las fronteras para que la sabia nueva quiera coger el timón de nuestra Semana Santa, abrir la mente del clientelismo y confiar en aquel que se arriesga por engrandecer nuestra Semana Mayor.

Si hace pocos días se convocó de nuevo la convocatoria para presentarse a la Presidencia de la Agrupación, animó a todos aquellos que sean valientes, luchen por sus metas y no desistan por sus objetivos y por el contrario abogo a la Iglesia y a los Hermanos Mayores que sean tolerantes y abran las puertas de sus hermandades y cofradías.

Si nuestra Hermandades siguen empecinados en seguir por la senda del proteccionismo, clientelismo, egoísmo y “cortijismo” nuestra Semana Santa se verá cada vez más apocada a desaparecer del centro de atención de Andalucía.

El intervencionismo pasó a la historia, y por el contrario la pluralidad, la libertad y la transparencia ha venido para quedarse, solo queda un camino modernizarse o morir.

La filosofía es simple y concisa: Conocer, Disfrutar y dialogar. Si no estáis de acuerdo aunque sea siéntate y escucha al otro, siempre saldrá algo bueno de las negociaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *