Los nardos aparecen en agosto y dan señales de que nos adentramos en el profundo verano de Motril. Ese verano de sensaciones raras para los cofrades, aunque insaciables en actos cofrades que nos dan señales que ni en verano dejamos de disfrutar.

El mes de agosto es hablar de nuestra patrona y de nuestras tradiciones. En mis artículos suelo añadir pinceladas de mis actitudes respecto a las tradiciones y sobre todo a no perder nuestra idiosincrasia como ciudad. Pero mi pregunta es: ¿Que podemos mejorar en la salida procesional de nuestra Patrona Coronada?

Algunas tendencias criticas siempre aconsejan alargar el cortejo o adentrarnos en nuestra profunda ciudad para disfrutar más de ella en el día más grande del año. Siempre tendremos la cierta duda si Motril está preparado para ello, aunque creo que su pueblo siempre la acompañará en cualquier día del año.

El primer problema viene dado por las pocas posibilidades que tenemos de ver a nuestra patrona fuera de los días grandes ya sea el 13 de enero o el 15 de agosto fuera de su Iglesia. Son muchos los ciudadanos y turistas que tras su difícil acceso al templo y que la mayoría de los días la Iglesia se encuentra cerrada hace imposible ir a ver a su patrona cualquier día del año.

Tras el paso de los años, suelo echar en falta una unificación más extensa entre la Hermandad de la Virgen de la Cabeza y el Ayuntamiento o la Agrupación de Hermandes y Cofradías y las propias Hermandades para intentar aunar fuerza y poder engrandecer el día más grande que tiene Motril.

En los últimos años existe una marea extensa de jóvenes alrededor de las diferentes Hermandades y Cofradías que echo en falta en la Hermandad de Nuestra Patrona. Creo que deberían incentivar la entrada de juventud y que sean partícipes de los días más grandes que tiene la Hermandad.

Tenemos la obligación de engrandecer nuestra Hermandad más representativa de Motril y dejar modelos arcaicos que no nos llevan a ningún lado. Nuestra Patrona la Virgen de la Cabeza Coronada es del pueblo y por lo tanto debe ser venerada a cualquier hora y a cualquier día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *