Motril vive con devoción la salida de la Virgen de las Angustias

Este domingo, la buena climatología de la jornada ha servido para animar a mucha gente a acercarse al barrio de las Angustias para acompañar a su patrona en su procesión. Cientos de personas, agolpadas en lo más alto del emblemático barrio motrileño, esperaron la salida de la Virgen de las Angustias, portando vela en mano, para acompañarla y arroparla por los distintos tramos de su recorrido.

San Roque, la Caramba, Monjas  y todas y cada una de las calles por las que el cortejo discurría se convirtieron en hervideros de gente al encuentro con una de las advocaciones marianas que más fe y devoción profesan en la ciudad. Demostrado quedó que el barrio motrileño fue, de principio a fin, un fluir de personas que buscaban a la Virgen entre bengalas y fuegos artificiales que también sirvieron como ofrendas, luminosas y sonoras, en honor a la imagen “más granadina” que tiene la ciudad.

Como hecho destacable, la Virgen de las Angustias volvió a estar ataviada de reina. La escena de su salida, con el manto bordado y su corona, volvió a emocionar a muchos devotos que el año anterior, se habían mostrado disconformes con su vestimenta. “¡Esta sí es nuestra Virgen de las Angustias!” señalaron algunos devotos al ver a la Señora cruzando el dintel de su Ermita.

En el desfile procesional, participaron numerosas representaciones institucionales, como la Corporación municipal, y miembros de las diferentes Hermandades y Cofradías de gloria y penitencia de la ciudad, que no quisieron perderse una jornada tan especial que concluía pasada la medía noche, cuando la Virgen de las Angustias regresaba, entre vítores, cohetes y aplausos, a su templo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *